Ser mujer y viajera

Un Plan Infinito

Nací mujer y no sé que  es sentirse otra cosa que no sea mujer.

como-saber-si-le-gustas-a-una-chica-timida-4

No recuerdo haber querido dejar de ser mujer nunca, ni aún cuando mis amigas en el colegio decían que les hubiera gustado nacer chico, para hacer esto o aquello… (A mí me sonaba raro, incluso sospechoso…)

Yo nunca sentí lo mismo; aprendí a quererme desde pequeña y nadie me hizo nunca rechazar mi condición de haber nacido mujer. Por nada hubiera cambiado toda la polivalencia que me daba ser niña;  podía jugar al fútbol y jugar con muñecas, hacer comiditas y jugar al brilé…  usar falda o pantalón…  y nadie me juzgaría ni me criticaría por eso.  Así que ni me lo planteaba, me sentía feliz.

Crecí admirando estereotipos de niñas y mujeres fuertes; Heidi, Pippi Långstrump, Los Ángeles de Charlie, la bruja avería… más tarde Chihiro, Jane Eire… Mujeres libres, fuertes e independientes…

View original post 590 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s